Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 18 de marzo de 2014

Levantando el vuelo

Ya por estas fechas, las copas de los árboles comienzan a mostrar su incipiente barba primaveral, y en la marisma, los patos recién exhiben esos comportamientos tan graciosamente compulsivos, tan sexuales, tan amorosos, también podríamos decir. Yo les recomiendo vivamente que salgan a pasear por el campo en estos días, no lo dejen para más adelante, después no van a ir… y si van ahora, les aseguro que tendrán una buena ocasión para dar gracias a Dios. O para dar gracias a la vida, en caso de que sean tan descreídos como este humilde servidor de ustedes.


Ánsares levantando el vuelo (recorte)

(véanla con un encuadre más generoso
pulsando sobre la imagen)

Y lo que pasó fue lo siguiente: uno de los dos espléndidos ánsares o gansos salvajes que ven aquí empezó a graznar desesperadamente, tendrían que haberlo oído. Se ve que aquel magnífico animal percibió, muy claramente, un peligro. Yo no sé lo que “le dijo” la una a la otra ave, pero fue cuestión de segundos: la bien avenida pareja salió corriendo por las someras aguas de la marisma, precipitadamente, hasta alcanzar la justa velocidad que les permitió alzar su majestuoso vuelo. Lo cierto es que, en gran medida, las aves me caen simpáticas por su total ausencia de hipocresía. Quiero decir que, cuando tienen que huir, huyen sin pensárselo dos veces, no se hacen las elegantes, no les preocupa en lo más mínimo pasar por cobardes ante los demás... Y en fin, jóvenes del mundo entero, ya viváis donde viváis: haced como las aves, si acá o allá os oprimen, si sentís claramente el desamor por parte de los que deberían representaros y cuidaros, si desde lo más profundo de vuestro instinto-inteligencia percibís el peligro, ¡alzad el vuelo, huid! Pues nada ni nadie os obliga a tener que aguantar, absurdamente, el tipo. Dejad esas bélicas hazañas para los héroes, o bien para los conversos.


Ánsares levantando el vuelo (original)
(Pulsar sobre la imagen para
verla a mayor resolución)

Ramón García Durán


Canción del día: Preludio de la Partita nº 3 para violín de J.S. Bach (BWV 1006), por Itzhak Perlman

Yo doy gracias a Dios, o gracias a la vida, entre otras cosas, por haber conocido la música de Bach. Fenómeno hasta tal punto conectado con las leyes más íntimas del universo, que no hay palabras para decirlo. Aquí tienen, para mi gusto, uno de los mayores cantos a la vida, a la alegría de vivir, o dígase a la libertad: el preludio de la Partita nº 3 para violín, de Bach. Interpretado por el mejor violinista que yo haya escuchado nunca, Itzhak Perlman. Ya saben, ese hombre físicamente impedido que, sin embargo, tiene el poder de hacer volar su alma hasta lo más alto, hasta los cielos, quizás desde la primera vez que en sus manos cayera un violín. Yo, al principio, le recriminaba a Dios que repartiera las cosas tan injustamente; pero el caso de Perlman me hizo reconsiderar mi antigua posición. Saludos.



Nota: Este genial instrumentista de origen judio, Itzhak Perlman, fue, cómo no, el intérprete del tema de la película La lista de Schindlerescrito por el famoso compositor Jhon Williams. Ese entrañable tema musical es, sin duda, uno de los mejores homenajes a todos aquéllos que no pudieron levantar el vuelo a tiempo, para su desgracia.